martes, 8 de mayo de 2012

X Maratón Martín Fiz de Vitoria. Prueba de Media Maratón.


 Vitoria. 6 de mayo de 2012.

21.095 km / 1h38m49s / 4m41s x km


Resultado


Aprovechando que el Zadorra pasa por Vitoria o mejor dicho que mi cuñado curra allí y nos brinda apoyo logístico, cómo no aprovechar y correr en primavera una media maratón en esta estupenda ciudad. Nada menos que una prueba apadrinada por el campeón del mundo Martín Fiz, vitoriano de pro.

Allá nos fuimos todo el clan. El viernes aparecimos por allí y nos dio tiempo incluso el sábado a ver a Cris, Jesús, Sofía y a pequeño Jon.

A los chicos les encantó disfrutar de su tío David, de sus gatas y de su casa, DVD incluido.

Gracias a que he tenido trabajo a tupa este último mes  -¿he escrito gracias en minúscula? Mal hecho, he debido escribir GRACIAS A QUE HE TENIDO TRABAJO porque en estos tiempos el curro es un tesoro- me presenté en la meta sin apenas entrenar. Cuando me apunté a la carrera tenía en las piernas aún el comezón de la media de Valencia y su excelente resultado. El objetivo primero era bajar de 1h36m, pero después la realidad y la falta de entrenamiento me obligó a ponerme la meta de bajar de 1h40m. A un mes de esta media maratón en la capital alavesa aún tenía en mente el pobre resultado de la media de Segovia.



Trofeo que alguno ha colocado a uno de los apóstoles de la catedral ¿o es que también se animaba a correr?



Total, que dejé a mi familia roncando y me fui dando un paseo por esa magnífica ciudad (joer, a 15 minutos del centro y está más tranquilo que en mi pueblo) disfrutando de parque tras parque, bien es verdad que era la hora de recogida de los borrachines de la víspera, que aún quedaban bastantes a las ocho de la mañana.



Antes de la salida, con los voluntarios y demás gente de la organización montándolo todo


Al no ser una carrera masiva, dejé la bolsa en el guardarropa sin aguantar cola, un par de pises sicológicos –por una vez, en un meadero público, que da como pena mear en una esquina si está todo tan limpio- y ahí estaba en la salida.


El pequeño gran campeón, charlando con uno de las bicis de la organización


Mi timidez me impidió hacerme una foto con Martín Fiz, que estaba por ahí como un corredor más –de hecho, correría la de 10km- pero tuve arrestos para fotografiarle a traición.

POOOOOOUM y a correr

Antes habían salido los patinadores, qué buen rollo y cómo debe molar hacerse un maratón en menos de dos horas… algún día.

Los corredores íbamos todos juntos, los de la de 10km, los de la media y los del maratón. Sin problema, no es una carrera masiva y de hecho si no lo hubieran organizado así la cosa estaría un poco desangelada. Busqué el globo de 1h40m y no lo encontré ya que solo había liebres para el maratón; no caí, porque me hubiera acoplado al de 3h15m y hubiera podido intentar llegar a 1h37m, qué palomo.


En la salida, aún todos agrupados (notesé los colores distintos de los dorsales, en función del recorrido)



Temperatura perfecta. Ninguna aglomeración en la salida. El recorrido enseguida sale a las afueras de Vitoria y es bastante desangelado, hay muy poca animación pero eso sí, autóctona “Amosmecagüendios Aúpaostia Vengapayá…” y en ese plan.

Los primeros kilómetros, a 4m30-35s. Demasiado rápido. Regulo para evitar una petada. A los 6km llego ya con la velocidad de crucero de 4m40s. Perfecto. Alcanzo los 12km sin demasiados problemas de cansancio y sigo a 4m40s, incluso un poco menos. Ahí empieza el reto, apenas había entrenado más de 12km en el parque de Polvoranca de Leganés y no sabía cómo iban a responderme las piernas.

Quedé con la familia en el pk 14, al pasar por allí la calle estaba casi vacía y me dio un bajón anímico importante. Justo cuando empezaba a notar el cansancio. Fue un pequeño palo, menos mal que a la siguiente curva les distinguí y el momento de ver a los dos chavales y a mi chica animando al aita fue un puntazo. Cada vez dependo más de estos subidones como este en las carreras.


La familia que aplaude unida, permanece unida

A David le dio tiempo a hacerme un par de fotos.

Ya solamente me quedaba el último tercio. Se me hizo llevadero, no apareció la temida fatiga. El bucle del pk 18 sí me pareció largo, con una calle eterna y encima subiendo un poco donde nunca se acababa de llegar a la jodía rotonda. Pero todo llega y además en el pk 16 llevaba tiempo de terminar en 1h40m, sabía que si hacía cada kilómetro a menos de 5 minutos lo tenía, no parecía un desafío demasiado importante. 


A punto de enfilar la calle Dato, la llegada, dándolo todo


Controlando no dejarme caer de ese ritmo, cuando me quise dar cuenta estaba de nuevo entrando en Vitoria centro, ahí ya había bien de animación. Yo en las carreras animo a los que adelanto, supongo que a más de uno le sentará mal y me tomará por gilipollas o incluso engreído, pero me sale de dentro, creo que a alguno sí le habré ayudado. Total que animé a una chica que parecía que estaba entrando en bajón los últimos kilómetros, creo que le vino bien. Fuimos casi en paralelo el último kilómetro, en la recta de meta de la calle Dato, monté mi numerito habitual de entrar gritando y subiendo los brazos, expansivo que es uno.


Mi pequeño gran triunfo


No era para menos, 1h38m. Todo un éxito para el nivel de entrenamientos que llevaba. Muy contento, a recoger la bolsa, ver a la familia, un paseo hasta la casa de David (me costó un poco más que por la mañana, eso sí) y de regreso a los Madriles.


Clasificación (extracto donde salgo yo, claro)

Peaso de finde.




3 comentarios:

Abel dijo...

La ostia David!!!!! Muy bien campeón!!! Solo verte en las fotos y da algo contra!!!!

fosete dijo...

Enhorabuena por el tiempazo.
Como me molan las fotos de la familia animando desde la acera.
A ver si coincidimos en alguna

Jose Lopez Ferrero dijo...

Hola! Hace tiempo que sigo el blog y me gustaría hacer llegar una muy buena sugerencia. Si me facilitaís un email de contacto os la hago llegar.
Gracias y a seguir así!
Jose
joseferrero88@gmail.com