domingo, 18 de mayo de 2008

LOS HÉROES CORREDORES

Filípides era un mierda. Ahora me entero que ni siquiera corrió cuarenta y dos kilómetros, oí el otro dia en un programa de radio que entre Maratón y Atenas no hay ni cuarenta. Así que ¿dónde está la épica del asunto?



Pongámonos en situación, un tio después de combatir un dia entero en Maratón contra los Persas en el año 490 antes de Cristo es enviado a anunciar la victoria a Atenas, ya que los persas habían anunciado que como ganaran se iban a acercar a la ciudad a violar a toda hembra que se encontraran por alli. Resulta que Milcíades, el general ateniense, había dejado dicho que como tardasen más de un dia en tener noticias quería decir que habían perdido, entonces las mujeres se podían dar por apañadas, por lo que debían suicidarse y arrasar Atenas antes de que lo hicieran los persas. Asi que este Milcíades se encuentra con que han echado a los persas al mar pero que han tardado demasiado, que encima de luchar como perros cuando llegaran a Atenas no iban a poder celebrarlo.



Así que dice al tal Filípides “Ve y corre, más te vale llegar antes de que se ponga el sol”. Y aquí el figura llega al borde de la pájara y con el último rayo de sol cae al suelo y dice “hemos ganado” y ahí mismo pica billete.

Ya te vale, tron. Vamos a ver. El resto del ejército iba a tardar dos dias en regresar, así que ya podias haberte quedado tú dos dias en esa ciudad llena de mujeres agradecidas celebrando la victoria. Mientras estoy haciendo un rodaje de dos horas pienso en este tio y tengo varias dudas que me asaltan ¿era Filípides un buen corredor? Está claro que no, hay que regular mejor. Si vas en pájara debes saber administrar tus fuerzas para conseguir llegar. Y si se llega a caer antes? Tanto esfuerzo para nada. A la próxima, regulas y administras.

Al fin y al cabo, la batalla no fue para tanto, una escaramuza comparada con la que se lió en las Termópilas y sobre todo Platea diez años después.

Pienso yo, que tampoco el Filípides se dejó los cuernos combatiendo, está claro que no iban a mandar corriendo a un tio que estuviera herido o cansado. Creo que este era el típico enchufado de los ejércitos griegos, el pelotilla del general.

A él le quería yo ver aquí, en el parque a las doce de la noche, ¿que él llevaba armadura y cota de cuero? Yo tengo una hipoteca de más de treinta años, a ver qué pesa más. Y salimos a correr y no nos quejamos, ya me gustaría a mi pillar el solecito de grecia para correr, y no la noche madrileña. ¿Una batalla contra los persas? Habría que verle a ese bañando todos los dias a mi hijo, eso sí que es una batalla naval.

Que no, que no. Que para mí los héroes son los que entrenan cuatro o cinco dias a la semana, después del trabajo, de bañar a los niños, de darles de cenar, de contarles un cuento. Viendo a tu pareja un ratito los dias que hay entrenamiento, con las piernas cansadas al dia siguiente; los dias que hay competición, una semana hecho polvo de las rodillas, tobillos y cantidad de músculos que no sabías ni que existían, pero seguro que al Filípides este una vestal le hacía un masaje de vez en cuando y le dejaba las piernas suavitas. Porque eso sí, la historia toda para él, ya hemos visto que seguramente no dio ni un palo al agua en la batalla ni un mal lanzazo a ningún persa, pero todo el mérito para él. No como los compis que se desangraron en la arena de la playa con una flecha persa en el esternón, ni como los cientos de corredores populares que nos dejamos el sudor y a veces la sangre en vueltas al parque y en carreras en las que con suerte vemos nuestro nombre publicado en una fria clasificación... para mí, esos son los héroes.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para mí también lo son.

powerball lottery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.